(1) 390 57 89

LOGIN CLIENTES

Cómo vivir la economía circular
en su empresa.

Por: Ecopositiva

La economía circular es una práctica que busca extender el valor de los productos para que la mayoría no sean desechados, sino que pueda ser reparados, reusados, renovados o reciclados, ya sea en la naturaleza o en el mercado generando un ciclo constante.

En la práctica la economía circular requiere varias etapas, y la interacción de muchos participantes, al igual que cualquier proyecto, puede realizarse a grande, mediana o pequeña escala, por lo cual puede ser efectuado por cualquier empresa.  

En este artículo hablaremos de los componentes de la economía circular, esperando que este contenido sirva como material para la generación de proyectos ecoeficientes en su área o su empresa.

Al igual que en la cadena productiva tradicional, la economía circular inicia con la explotación de los
recursos naturales, pero el objetivo principal es que la materia prima pueda ser utilizada varias veces, disminuyendo así la explotación del medio ambiente.    


Los niveles actuales de explotación están ligados a la demanda de los mismo, los proyectos de economía circular permitirán disminuir la demanda de materia prima.  La segunda etapa es el diseño, aquí se define el producto, su finalidad, funcionalidad, estética y respecto a temas ambientales, los materiales requeridos para su producción y los desechos que se generarán.  En esta etapa se deben favorecer los materiales con características que faciliten su reusó o reciclaje y se debe garantizar que los procesos de producción sean eficientes generando la menor cantidad de desechos. Esta etapa permite la innovación, generando nuevas soluciones de materiales y procesos para un mayor cuidado al medio ambiente y en el caso de procesos existentes, permite evaluar aspectos en los que se pueda lograr ahorro de materiales o incluso en el consumo de agua y energía.  

Definido el diseño pasamos a la tercera etapa, la producción y elaboración, si bien, el proceso ya está definido, siempre hay espacio para alcanzar procesos más limpios, con menos consumo de recursos naturales o con mayor aprovechamiento de materiales. Este tipo de mejoras son más fáciles de detectar y reconocer durante esta etapa. La cuarta etapa es la distribución, la distribución puede causar efectos medioambientales, como la generación de C02 en los vehículos de entregas, o la realización de rutas no eficientes que requieren un consumo mayor de gasolina, por esto, durante la distribución es posible lograra cambios que permitan disminuir impactos ambientales.  Completada la distribución, el consumidor final hará uso de sus productos y finalizado su uso debe decidir que hará con el material resultante, por lo tanto, la quinta etapa es la reutilización y la reparación.  

Lo más común es desechar el material restante pero estos materiales pueden tener una segunda vida, como es el caso de la reutilización de envases plásticos o de vidrio o servicios para la reparación de productos, aunque esta actividad se considera enfocada a electrodomésticos, otro tipo de industrias podría iniciar propuestas de reparación como es el caso de la marca de cuero Velez, la cual ha lanzado su taller de restauración, en donde dueños de productos de la marca pueden llevarlos para darle tratamiento y mejorar su apariencia. De no haber sido posible la reutilización o reparación o que la misma se haya realizado en numerosas veces, la siguiente etapa es la separación de materiales, contando con un contenedor destinado para desechos aprovechables que puedan ser dirigidos a procesos de reciclaje.  

Es importante aclarar que los desechos orgánicos también tienen un segundo uso, como es el aprovechamiento con eficiencia energética o Coprocesamiento, para este procesos se requiere su debida separación.

Esta etapa termina con la recolección de cada material, lo ideal es que sea ejecutada las empresas que pueda realizar el aprovechamiento para que de inmediato se inicie la etapa de reciclaje.

Y llegamos a la última etapa, el reciclaje, que corresponde al proceso por el cual una empresa con la maquinaría y conocimiento requeridos, transforma los materiales en nueva materia prima para diferentes industrias.

Existen empresas especializadas para cada categoría de material, pues la maquinaria y los procesos varían.   Es posible contactar este tipo de empresas tanto para que recojan el material como para que sean un proveedor de esos materiales ecoamigable, lo que es conocido como simbiosis. Una vez analizadas las etapas de la economía circular podemos decir que no es una práctica que sólo corresponde a compañías multinacionales, sino que es adaptable a todas las empresas, dado que desde cada etapa es posible realizar un aporte a procesos más eficientes.

Ver siguiente artículo Regresar a ver todos los artículos

Líneas de Atención

TELÉFONO: BOGOTÁ (1) 390 57 89
CORREO ELETRÓNICO: m.giraldo@ecopositiva.com   a.rojas@ecopositiva.com
DIRECCIÓN: Calle 18 # 65 B - 80, bogotá d.c., Colombia

Redes Sociales

INSTAGRAM FACEBOOK

Reconocimientos
por nuestra labor:

ECOPOSITIVA © 2020 todos los derechos reservados